Se han dicho muchas tonterías sobre la imagen social del bibliotecario. Más sobre la bibliotecaria. Y sobre todo se han dicho en inglés. Yo voy a decir una cuantas tonterías más, en español, pero sobre todo voy a intentar colgar fotos que reflejan nuestro lado más extraño.

27.1.06

El baile de los carritos

Se va a acabar lo de que en las bibliotecas no hay juerga. No hay razón para que no nos comportemos como si estuviéramos en una guardería; así, podemos venir disfrazados a la biblioteca en Carnaval, ir por las puertas del barrio a dar el susto en Halloween, calarnos el gorrito de Papá Noel en Navidad, y como en el caso que nos ocupa hoy, organizar una fiesta por algún motivo histórico o patriótico, que incluya un baile de carritos de biblioteca.

El baile de los carritos (cart drill, o cart parade en inglés) es algo que yo ignoraba completamente hasta ahora, como vosotros por otra parte, no lo neguéis, pero como me paso el día buscando excentricidades bibliotecarias en la red, ya había encontrado varias imágenes de locas disfrazadas en la calle empujando un carrito de biblioteca ataviado como en mi pueblo en los carnavales, y no terminaba de comprender. Me paré entonces a leer un poco, cosa que por lo general no hago nunca (pudiendo mirar las fotos) y aún así no comprendí gran cosa.

Pero he hecho varias deducciones:
  1. Un cart drill o cart parade es un acontecimiento festivo-bibliotecario
  2. Consiste básicamente en salir a la calle o a una pista de deportes depejada con los carritos de la biblioteca, y si es posible disfrazados, para hacer el chorra
  3. Basa su existencia en la premisa de que la policía no va a detener a los bibliotecarios por conducta indecorosa o por conducir vehículos sin licencia de circulación
  4. Se rodea de cámaras para documentar el evento
  5. Activa fuertemente los lazos afectivos de la comunidad local con el personal bibliotecario (no hay nada como emborracharse juntos)
  6. Mejora considerablemente la imagen social de los bibliotecarios, al romper moldes
El acontecimiento se desarrolla de la siguiente manera:
  1. Se queda en la biblioteca en un día histriónico, digo histórico (aquí podría ser en el aniversario de la Batalla de las Navas de Tolosa, o de la promulgación del Fuero Juzgo)
  2. Se forman equipos por colores
  3. Se disfraza uno, y disfraza su carrito al efecto
  4. Se sale a la calle o a la pista de deportes
  5. Se corre por equipos de colores y/o
  6. Se celebra un baile con elaborada coreografía tipo Esther Williams
  7. Se come y se bebe para celebrarlo
  8. Se cuelgan las fotos de la web
Y por eso mismo, porque luego cuelgan las fotos, las puedo ofrecer hoy. Sin comentarios.






Si necesitáis más para creerlo, hay cienes y cienes de ellas en estos sitios:

Os dejo por ahora, que es ya viernes. Sólo una cosa más: un equipo de carreras

2 comentarios:

  1. Srta Pepis27.1.06

    Dos conclusiones evidentes se me ocurren (si pensara un poco a lo mejor se me ocurrian mas, pero es viernes y se acerca la hora de la salida):
    La primera, que la obesidad mórbida ha venido a sustituir al estereotipo de bibliotecaria seca y enjuta de las peliculas anglosajonas;
    La segunda, que todos los días debemos dar gracias a Dios (varias veces) por no haber nacido en uno de esos lugares donde ocurren esas cosas. Prefiero que la imagen del bibliotecario siga estando mas cerca del caballero de la mano en el pecho, que de una majorette enloquecida. Amen

    ResponderEliminar
  2. jeje, qué buen blog tienes. Te enlazo desde el mío. Felicidades

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails