Se han dicho muchas tonterías sobre la imagen social del bibliotecario. Más sobre la bibliotecaria. Y sobre todo se han dicho en inglés. Yo voy a decir una cuantas tonterías más, en español, pero sobre todo voy a intentar colgar fotos que reflejan nuestro lado más extraño.

21.2.06

Célebres pero por otra cosa (2)

La variedad de entradas de esta nueva "Legenda Aurea Libraria" que hoy continúo toca diversos extremos de los caracteres humanos en tipos que ni los astros saben cómo ni por qué acabaron en algún momento de sus vidas trabajando de bibliotecarios. Quizá todos tengamos una historia así de oculta y absurda para haber llegado hasta aquí en lugar de ser brokers de bolsa, mecánicos de taller, o dependientas de Zara. Algún día alguien se confesará. De momento, yo voy a ir introduciendo en esta Enciclopedia Desordenada bibliotecarios vivos y muertos. Algunos muy muertos. Y algunos muy vivos. Allá va el segundo lote:



Giacomo Casanova (1725-1798).
Aventurero y escritor italiano, su nombre es hoy sinónimo de galán, mujeriego, ligón. "Giacomo Casanova vivió sólo para cultivar el goce de sus sentidos. Fue un vitalista estoico y un sufrido epicúreo. Su vida fue una impostura, un continuo parecer, el fullero juego de un tahúr con un as siempre en la manga. No escatimó medios para estafar a los poderosos y a los necios, a los ricos y a los ambiciosos. En algún lugar de sus memorias nos lo confiesa sin tapujos: “he vaciado el bolsillo de mis amigos para atender a mis caprichos, porque estos amigos tenían proyectos quiméricos y, al hacerles confiar en el éxito, esperaba curarles de ellos desengañándolos. Yo les engañaba para volverlos prudentes, y no me creía culpable, porque nunca actuaba por avaricia. Empleaba en pagar mis placeres las sumas destinadas a conseguir posesiones que la naturaleza hace imposibles. Me sentiría culpable si hoy fuera rico; pero no tengo nada, todo lo he tirado, y esto me consuela y me justifica. Era dinero destinado a locuras: no he cambiado, pues, su destino al utilizarlo para las mías”. Su peripecia vital recorre toda Europa, estuvo en todas las cortes, se codeó con los enciclopedistas, se hizo adorar por mujeres de toda condición, desde la noble condesa que lo requería en su habitación tras una partida de naipes a una prostituta de los bajos fondos londineses. Fue un amante tumultuoso; en Turquía y Corfú vivió una vida digna de Las mil y una noches, fue secretario del cardenal Acquaviva, religioso (fraile franciscano) y militar, un gamberro en Venecia y un caballero en París, practicó la cábala, divagó como filósofo, regentó un casino, desenmascaró al conde de Saint-Germain, gran impostor, tuvo varios hijos naturales y amistad con dos Papas, se dejó amar cuanto quiso y amo cuanto le dejaron, que no fue poco, y pasó sus últimos días en la biblioteca del conde Waldstein, en un castillo del Dux, en la perdida Bohemia, donde escribió sus prodigiosas Memorias, uno de los mayores monumentos literarios que ha concebido la mente de un hombre". [Agustín Celis]



Papa Pío XI (1857-1938).
De soltero Achille Ratti, italiano, ingresó en la Universidad Gregoriana de Milán, donde se ordenó sacerdote en 1879. En 1888 entra a formar parte del Colegio de Doctores de la Biblioteca Ambrosiana de Milán, de la que es nombrado director en 1907. "No se trataba sólo de tener en orden manuscritos, códices y volúmenes impresos: los doctores tenían, y tienen, la obligación de desarrollar una seria actividad científica, y don Aquiles lo inició con tenaz inteligencia. Se remonta a esta época su principal estudio, los Acta Ecclesiae Mediolanensis. Se puede recordar también la publicación hecha por él del Missale Ambrosianum Duplex, preciosa fuente para los liturgistas. En 1907, sucediendo al célebre orientalista Mons. Ceriani, por el cual tenía una afectuosa admiración, don Aquiles llegó a ser prefecto de la biblioteca. En tal periodo, aún dedicado con empeño a los estudios históricos y a los deberes de su oficio, ejerció siempre las funciones de capellán de las Hermanas del Cenáculo y de profesor de hebreo en el seminario mayor. Siempre absorto en el estudio, su mirada aguda y su sensibilidad de historiador seguían atentamente los sucesos que acaecían alrededor de él, en el Vaticano, en Roma, en el mundo." [Canal Social] Llamado a Roma por el Papa Pío X, ocupa el cargo de viceprefecto de la Biblioteca Vaticana en 1918. En 1922 deviene electo Papa con el nombre de Pío XI.


Mao Tse-tung (1893-1976).
También conocido como Mao Zedong, el último hijo de un campesino nació en Shaoshan, de la provincia de Hunan (China). Despues de acabar sus estudios en el Instituto de Hunan, Mao viajó a Pekín con su maestro y futuro suegro Yang Changji; Yang recomendó al chico al bibliotecario de la Universidad de Pekín, Li Dazhao (importante teórico comunista), y Mao estuvo trabajando en la Hemeroteca de esa biblioteca como auxiliar desde 1918. Allí se casó con su primera mujer, Yang Kaihui, hija de su maestro Yang y estudiante de la Universidad de Pekín, en cuya biblioteca trabajaba el joven Mao. Aquí tenemos otro ejemplo de bibliotecario conoce usuaria y se casa con ella; pero éste en lugar de hacerla millonaria se hizo presidente del Partido Comunista Chino, líder de la Revolución Cultural, y asesino genocida. De su época de bibliotecario es el aforismo "Leer demasiados libros es peligroso" (quizá por eso se dedicó a exterminar escritores y maestros de escuela). Recientemente, la Minneapolis Public Library ha reivindicado el valor de Mao como bibliotecario. Hoy es un monumento en China, conocido por el color de su momia como "El Naranjito".



Benjamin Franklin (1706-1790).
Estadista norteamericano, padre de la patria, científico, inventor, filósofo, músico, periodista, impresor y bibliotecario. Nace en 1706 en Boston MA (Estados Unidos) y a los doce años entra a trabajar, junto con su hermano James, de aprendiz en una imprenta; en 1728 abre su propia imprenta en Filadelfia PA, y en 1729 compra un periódico del que es dueño, editor, impresor y único redactor, el Pennsylvania Gazette (que daría serios problemas a los catalogadores: ¡un periódico que encabeza por el autor personal!); en 1731 inaugura en Filadelfia una biblioteca pública... de su propiedad (en el mismo local estaban la redacción y la imprenta de su periódico, unos estantes con sus libros -auténticos bestsellers de los que llegó a vender 10.000 copias en un año- y unas mesas en las que leer el periódico; se cobraba por la entrada, o una cuota periódica para acceder con "tarifa plana"; también se cobraba por cada obra en préstamo; tras las prensas, en un camastro, dormía el amigo Benjamín). En 1748 deja el negocio de la imprenta y se dedica al de inventor (en 1752 inventa el pararrayos volando una cometa con un gran alambre una tarde de tormenta; sobrevivió, pero su existencia a partir de entonces fue más electrizante); en 1776 es uno de los redactores de la Declaración de Independencia, carta fundacional de los Estados Unidos, y en 1787 es uno de los redactores y firmantes de la Constitución de los Estados Unidos, hoy vigente. Pero la Constitución encabeza por la entidad.



Inmaculada Contreras (1976- ).
Inma, una de las concursantes de Gran Hermano VII, es de Guadix (Granada) y diplomada en Biblioteconomía y Documentación por la Universidad de Granada, según dice, aunque no está confirmado. Expulsada del pograma, prepara oposiciones a auxiliar de biblioteca. Los comentarios en la blogosfera bibliotecosa no se hicieron esperar en cuanto abrió por la tele esa boquita de piñon glaseado con azucar candy, y son cojonudos: "Nada será igual en la Documentación después de esto", "Dicen que mide más de 1,85 cm, ideal para manejar documentos y libros en estanterías elevadas ", "Dice Mercedes Milá: Una licenciada en documentación que debe de pasar horas desmaquillándose", "No es Librarian Chic, eso está claro", "Quizá ella pueda hacer por nuestra profesión lo que no hemos logrado hasta ahora: darnos a conocer. O eso, o dejarnos en ridículo para los restos", "Los bibliotecarios son un tanto excéntricos, pero ésta se lleva la palma", "Dice que le gusta maquillarse, pero a mi me ha parecido que se había caído en la marmita de Caravaggio". La chica tiene su propia bitácora, y una entrada en Tele - Hinco. Yo creo que le trajeron los Reyes un Tocador de la Srta. Pepis y no se leyó el FAQ.


... evidentemente, continuará.

9 comentarios:

  1. muy interesante y creo que han calado más los bibliotecarios ficticios que los de carne y hueso

    ResponderEliminar
  2. Minucia21.2.06

    ¿Cómo ficticio? Ninguno de estos es ficticio. Si eso será facticio.

    ResponderEliminar
  3. juis juis juis: estupendo Álvaro :OD

    ResponderEliminar
  4. Srta Pepis22.2.06

    Enterarme de que Mao trabajó en una hemeroteca ha sido como una revelación para mi. Se me ha abierto un mundo de posibilidades. Y no te digo nada, si considero que desde una humilde biblioteca se puede llegar a Papa...
    ¿Qué hago, profeso en religión para ir escalando puestos desde abajo, o escribo el "Nuevo libro rojo (con pintas en el lomo)"? ¿Podré llegar a ser la primera Papisa comunista de la historia? ¡Qué vértigo asomarse al futuro!

    ResponderEliminar
  5. Srta Pepis22.2.06

    ¡Santo Cristo de Limpias!¡Tengo que intervenir otra vez! Que conste que la Srta Pepìs no tiene la mas mínima responsabilidad en el asunto del maquillaje de la Srta Contreras. Que se busque a los culpables entre las filas de Margaret Astor o de Elizabeth Arden, pero a mi que me registren, que una es pobre, pero honrá!

    ResponderEliminar
  6. Eso de que Casanova "tuvo varios hijos naturales y amistad con dos Papas" habría quedado más natural "tuvo amistad con varios Papas; tuvo varios hijos naturales"

    ResponderEliminar
  7. Anónimo17.6.11

    Claro, Mao fue un mal gobernante y una mala persona, por eso miles de chinos y comunistas de todo el mundo le admiran y visitan su tumba todos los años y por eso china es la primera potencia mundial.

    ResponderEliminar
  8. No, si no digo que fuera mala persona, ni desde luego mal gobernante. Sólo le he llamado asesino genocida.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails